Inicio » Crónicas » ¡Más de las semifinales en la “T”!

¡Más de las semifinales en la “T”!

El Club Talleres también vibró con los cotejos serranos que empiezan a definir a los mejores elencos del Clausura. Villa Aguirre y An Vivo se metieron en la final de la “E” en las primeras horas de la tarde, mientras Centro de Rehabilitación dio vuelta un 0-3 para vencer a Branca Sport y definir el torneo en la “C” con La Mano que Ladra, que eliminó en los penales a La Banda del Chavo. Por otra parte, Bochamakers (bandera foto), superó a El Taladro 3-2 e irá por la “B” ante La Banda del Pepo -igualaron 5-5 en la fase de grupos- que goleó a Finoli Finoli.

No Corras Que Es Peor 7-4 Cantalo Cantalo

Aprovechó y ganó

Por Ignacio Corsi

En el mediodía soleado del domingo, en la cancha de Talleres se veían las caras No Corras Que Es Peor de la categoría E y Cantalo Cantalo de la categoría F, por la ida de la promoción, ambos equipos con ganas de estar en la categoría E en la siguiente temporada.

En comienzo del partido No Corras Que Es Peor empezó a imponerse a su rival, ya que los de Cantalo jugaron en inferioridad numérica y con arqueros improvisados el encuentro. Los de No Corras se impusieron rápido con gol de Miguel Coronel que controló y definió excelente. Unos minutos más tarde, nuevamente Coronel infló las redes de Talleres después de la habilitación de su compañero Pablo Fariza. Luego, Pablo Piarantoni estiró la ventaja por tres goles (3-0). Sin embargo los capitaneados por Rubén Toyos descontaron con un gol de Matías Mujica que probó de puntin y convirtió. Antes de finalizar el primer tiempo, otra vez Coronel marcó para su equipo, un gol muy similar al segundo.

En el segundo tiempo el partido se emparejó, el capitán Toyos anotó un golazo de zurda al ángulo para ponerse a dos goles nada mas (4-2). Luego Matias Ruppel fue quien anotó el quinto gol de su equipo. Luego del saque del medio, Toyos probó desde atrás de mitad de cancha y el travesaño le negó lo que era un golazo. Más tarde Piarantoni marcó el sexto gol para su conjunto (6-2). Minutos después, Matias Gutiérrez descontó para los de Cantalo. Luego, Toyos dejó a su equipo a dos goles de igualarlo desde el punto de penal. Sin embargo, una vez más Coronel recupero y sentencio el resultado de la ida (7-4).

Figura: Miguel Coronel (No Corras Que Es Peor), el delantero no desperdició ninguna oportunidad que tuvo, marco 4 goles y fue una pieza clave para su equipo.

 

Real Palo 2-1 Costa de Barril

Real Palo golpeo en la ida

Por Ignacio Corsi

En el comienzo de la tarde soleada del domingo, en la cancha de Talleres se veían las caras Real Palo de la categoría E y Costa de Barril de la categoría F, por la ida de la promoción, ambos equipos con ganas de estar en la categoría E en la siguiente temporada.

En el comienzo del partido, los de Costa tuvieron la primera clara, Matias Bartolomei tuvo un mano a mano pero Alejandro Orsini le decía que no con una atajada estupenda. Real Palo respondió inmediatamente, Lucas López Medina de media vuelta probo, pero el remate se fue por arriba del travesaño. Más tarde, Braian Alcibar probo desde afuera del área y el remate rosaba el poste. Luego, nuevamente los de Real Palo avisaron, esta vez fue Nicolas Culatto de tiro libre y unos minutos después fue Alcibar por la misma vía con un remate que fue atajado. El primer tiempo concluyo igualado en cero.

En la etapa complementaria llegaron los goles, Culatto fue quien abrió el marcador del encuentro luego de aprovechar un rebote del arquero tras un remate lejano. Los capitaneados por López Medina siguieron teniendo oportunidades pero no pudieron estirar su ventaja, Culatto tuvo una oportunidad desde el punto de penal pero Franco Herrera le dio vida una vez más a su equipo. Sin embargo, los de Real Palo pudieron anotar el segundo gol del encuentro, Alcibar aprovecho un rebote luego de una atajada de Herrera. Mas tarde, Costa de Barril descontó, Eduardo Boonstra engancho e inflo las redes. De esta manera Real Palo gano la ida de la promoción, pero no esta nada sentenciado.

Figura: Franco Herrera (Costa de Barril), el arquero a pesar de que le hayan convertido en dos oportunidades, salvo a su equipo de la goleada atajando varios mano a mano y un penal, dejando a su equipo con vida para la vuelta.

 

Atlético de Marfil 2-1 Dracarys

Ganó Marfil, pero no esta nada dicho

Por Ignacio Corsi

En la tarde soleada del domingo, en la cancha de Talleres se veían las caras Atlético Marfil de la categoría E y Dracarys de la categoría F, por la ida de la promoción, ambos equipos con ganas de estar en la categoría E en la siguiente temporada.

En el comienzo del partido Atlético de Marfil se impuso y así tuvo las primeras oportunidades, Nicolas Celentano  desaprovechaba un mano a mano que se iba por arriba del travesaño, sin embargo minutos mas tarde tuvo la revancha y esta vez si cumplió y coloco la pelota en el ángulo marcando el primer gol del partido. Sin embargo Dracarys llego al empate, Leandro Balbuena metió la pelota junto al palo izquierdo e igualo el encuentro (1-1). Luego, Balbuena probo de tiro libre pero Martin Bericiartua impidió que sea gol con una atajada brillante. De esta manera el primer tiempo concluyó igualado en uno.

En la etapa complementaria los capitaneados por Leonel Viscay pasaron al frente otra vez, Celentano nuevamente se hizo presente e inflo las redes de Talleres por segunda vez en el encuentro. El resto del partido seria de Dracarys intentando igualar el partido, primero fue Balbuena en un mano a mano, pero el palo le dijo que no. Luego, Roman Cerini probó de lejos pero Bericiartua se lucía otra vez. Mas tarde, Héctor Rodriguez probo a su palo derecho pero una vez más Bericiartua se hizo gigante y le dio la victoria a su equipo.

Figura: Martin Bericiartua (Atlético de Marfil), salvo a su equipo en varias oportunidades, tapando pelotas increíbles.

 

VILLA AGUIRRE 4-0 LOS SANGUCHES DE QUESO

Ganó, gustó y goleó

Por Ignacio Corsi

En la tarde soleada del domingo, en la cancha de Talleres se veían las caras Villa Aguirre y Los Sanguches Sin Queso por la semifinal de la categoría E, ambos equipos con ganas de estar en la final de la categoría para pelear por el título.

La primera oportunidad del encuentro la tuvo Nicolas Pereira con una habilitación que lo dejo mano a mano, pero desafortunadamente le erró a la pelota. Villa Aguirre ahogaba a su rival y así abrió el marcador del encuentro, Pereira esta vez si, luego de tirar una pared y gambetear al arquero pudo anotar un verdadero golazo. El primer tiempo fue todo de los capitaneados por Matias Tapia, quien se hizo cargo de la pelota y manejo la mitad de la cancha. Los de LSSQ avisaron desde un tiro libre, Enzo Leuful fue el encargado pero el remate pasó por encima del travesaño.

En la etapa complementaria, Villa Aguirre estiro su ventaja y sentencio el partido, Pereira anoto el segundo gol del encuentro y su doblete personal. Más tarde, Federico Quintas disparo un misil imposible de atajar y de esta manera estiro la ventaja a tres goles (3-0). Leandro Lopez intento descontar desde lejos pero Alcides Luna lo impidió. Luego, Tapia hizo temblar el palo derecho con un misil que no pudo entrar, sin embargo en la siguiente jugada, convirtió con un remate cruzado que sentencio el partido. Muy buena la actuación de Villa Aguirre como equipo, que con mucha personalidad e intensidad consiguió el pase a la final.

Figura: Matias Tapia (Villa Aguirre), el volante del equipo se hizo cargo de la pelota sin problemas y eso llevo a un buen ordenamiento del equipo que consiguió una gran victoria.

 

AN VIVO F.C 3-2 HORUS F.C

Triunfo con el último suspiro

Por Victoria Martínez

El sintético del Club Talleres volvió a ser escenario de los partidos más picantes del Clausura, en esta oportunidad el cruce por semifinal de la categoría ‘E’, donde An Vivo, elenco sumado en el último Soñando que ya subió de categoría, y Horus, último monarca de la ‘F’,  se jugaban a todo o nada por estar en la gran final. El partido fue vivido a pleno, como se merecen estas instancias, la pelota estuvo bajo el dominio de unos y otros en diferentes momentos, y sin tener un solo dueño el duelo fue parejo hasta el final, donde a los 22’ de un milagroso tiro libre la juventud verdiblanca supo pasar a la delantera y colarse en la última instancia.

Los primeros minutos fueron un poco revoltosos, la pelota iba de acá para allá sin mucho criterio y se jugaba más a los pelotazos que a otra cosa. Pero de a poco los equipos se calmaron y se asentaron en la cancha, y las primeras jugadas de peligro no demoraron en llegar. Luego de un par de chances desperdiciadas en ambos bandos, a los 8’ una buena pared entre Julián Merlo y Luciano López dio resultado, en la puerta del área el 32 entregó la pelota al 5, que sin dudar se la devolvió al pie para que su compañero defina al palo, poniendo el tablero 1-0 arriba para su equipo, An Vivo.

El gol no significo que los pibes de AV controlen la situación, porque Horus también salió a buscar el partido. Minutos después, un golazo de Horus puso las cosas en igualdad, el responsable de la alegría fue Alejo Risso, que la bajo muy bien sobre la línea y después del pique metió una bomba al segundo palo. Con una acción hermosa los azulados decían presente en el partido (1-1).

Después del gol del empate la pelota pasó a ser controlada por Horus, que se venía con todo mediante la dupla Fiaschetti-Risso y estaba muy cerca de volver a sumar, mientras que el rival ahora esperaba, pasándola mal en su campo. Si no hubo otro gol antes de que termine la primera parte, fue por la buena reacción del arquero Pablo Artesi, que primero voló para mandar al córner una pelota muy bien jugada por Fede Fiaschetti y Alejo Risso, y después con la rodilla defendió su arco de un excelente tiro de Risso.

El complemento arrancó totalmente diferente, An Vivo salió como fiera y a los 4’ ya había vuelto a ponerse en ventaja. El 2-1 llego de tiro libre en la línea del área, siendo Emanuel Díaz el encargado de clavar la pelota en el ángulo con muchísima calidad. Desde el amanecer los pibitos de An Vivo volvían a marcar diferencia para empezar a soñar con la final, sin embargo faltaba muchísimo todavía.

El momento de esplendor de los de casaca rayada perduro unos cuantos minutos, y los chicos no se hicieron rogar y nos regalaron unas cuantas situaciones frente a al arco; la más clara fue de Julián Merlo, que pasado la mitad de cancha le dio al arco con tanta puntería, que el arquero Etcheverry volando solo pudo desviar la pelota con la punta de los dedos.

Luego el partido se plancho un poco, An Vivo seguía con la pelota bajo su ala pero no lograba encontrar la manera de convertir, mientras que el rival no podía articular demasiado. Pasaron unos cuantos minutos sin demasiado entretenimiento, hasta que al fin se le salió una a Horus, nuevamente la dupla de arriba daba resultado, Alejo Risso abrió para Fede Fiaschetti, que pegado al palo sólo debió acariciarla para poner de nuevo las cosas en igualdad (2-2).

An Vivo tuvo varias para liquidar el partido pero jamás lo hizo, y ahora, faltando 5’ para el final, se lamentaba. Los últimos minutos fueron una locura, el 2-2 encendió y entusiasmo a todos, pero fueron los muchachos de verde los que se propusieron seriamente ganar de una vez el partido.

Después de que Jonathan Villalba se pierda su oportunidad, y cuando parecía que los penales eran irreversibles, la pelota parada dio la posibilidad perfecta de volver a cantar. Los chicos de Horus realizaron una falta en el lugar y en el momento menos indicado, faltando minutos para el final y muy cerca del área. El encarado de la pelota parada fue Roberto Ibarra, y el pibe saco lustre a la pelota y la colocó en el ángulo opuesto, en un remate tan perfecto que hasta se escuchó el ruido del palo cuando la pelota se filtraba por el pequeño hueco. Gol hermoso que vale muchísimo más que un tanto, vale el pase a la delantera, vale el pasaje a la final de la categoría ‘E’.

La Figura: Juan Merlo (An Vivo). El N°5 fue el responsable de darle el juego a su equipo, distribuyendo por las bandas e intentando cortar el juego rival, cosa que por momentos logro y por otros no. También fue encargado de asistir a su compañero en el primer gol, haciéndola muy bien.

 

CENTRO DE REHABILITACION 4-3 BRANCA SPORT

Una revertida para la historia

Por Victoria Martínez

En el siguiente turno comenzaron los cruces por semifinal de la categoría “C”, y los primeros en enfrentarse fueron los pibes de Branca Sport y Centro de Rehabilitación, que terminó invicto y primero en la tabla. El partido fue rarísimo, venía muy tranquilo (tocando el aburrimiento)  con el triunfo de Branca por 3-0, pero el final apasionante nos hizo olvidar por completo de ese momento. Centro jamás bajo los brazos y faltando 4’ para el final, no solo se dieron el lujo de empatar el tablero, sino también de dar vuelta el resultado, pasando de perder 3-0 a ganarlo por 4-3. Terrible final con una loca y espectacular hazaña para la historia.

El cotejo no nos hizo esperar demasiado para ver las primeras alegrías, porque a los 5’ y de tiro libre se abrió el marcador. El encargado de patear al arco desde mitad de cancha fue el defensor Pedro Rodríguez, que mandó la pelota al área como centro, pero el arquero Nahuel Roncoli salió mal y cacheteó la pelota sin despejarla, y el esférico terminó metiéndose en el arco marcando el 1-0 a favor de Branca Sport.

Con el gol Branca tomó la iniciativa del partido, y continúo llegando al área rival, aunque sin demasiada contundencia en los remates. Las más cercanas al doblete estuvieron en los pies de José De Haro y Juan Pereyra, pero en la primera la pelota dio en el palo y negó el gol, mientras que el N°11 a pierna cruzada no tuvo puntería y la mando por poco a fuera.

Si bien Branca tenía la pelota, las llegadas al arco rival no eran muchas, y las que se producían no lograban ser de real peligro.  Pasaron los minutos sin demasiado entusiasmo, hasta que recién a los 22 otra buena acción logró atravesar la última línea rival. Nuevamente el gol fue del N°2, Pedro Rodríguez, que dejo la defensa para convertirse en el goleador de su equipo, en esta oportunidad el hombre aprovechó el rebote y sin vuelta la mandó junto al palo. El final de la primera parte nos llegaba con un muy relajado 2-0 a favor de los conducidos por Ares.

El segundo tiempo no nos dio respiro, porque al minuto nuevamente un ataque blanco fue letal para la defensa verde. El encargado de sumar fue Alexis Bliger, que jugo muy tranquilo y remató al arco, enviando la pelota por abajo del arquero, que otra vez volvió a fallar (3-0).

Pero dos minutos después los vestidos de verde comenzaron a levantar cabeza. El descuento estuvo a cargo de Marcelo Martínez, que con un remate cruzado puso las cosas 3-1, dándole vida a su equipo. Pero esto no fue todo, porque un minuto después Centro de Rehabilitación atacó, y convirtió. El picante 3-2 vino desde el córner, siendo Santiago Fernández quien saltó y cabeceó perfecto para que todos sus compañeros festejen la nueva conquista.

Con un resultado muy a favor Branca se relajó, y en cuestión de minutos el rival puso en cuestionamiento el resultado. Con los goles Centro creció, y mostraba una cara más ruda que en la primera parte. Ambas áreas sufrieron por demás, pero en este momento eran los vestidos de verde quienes más se aproximaban a convertir el empate.

Pasaron unos cuantos minutos donde se vieron buenas maniobras, pero recién a los 21’ exactos una de las tantas dio fruto. La jugada de la atrapante parda en 3 se inició con la pelota en el centro de la cancha, la jugaron abierta hacia la derecha, y con un remate cruzado al segundo palo Iván Zuzulich puso las cosas 3-3, generando el delirio de todos sus compañeros, y la bronca de los rivales.

El empate era justo, CR venía haciendo un excelente segundo tiempo, pero los pibes querían más, y el rival vencido por la levantada, los dejó. Con un clima de puro nerviosismo en ambos lados, Santiago Fernández metió una pelota entre líneas para Rodrigo Martínez, que con tranquilidad recibió, se acomodó y la mandó al arco convirtiendo el impensado 4-3, dándole el triunfo a su equipo que se abrazaba con mucha emoción. Todo esto sucedió cuando el reloj marcaba 24’, terrible. Con un gran segundo tiempo que demuestra lo brindado a lo largo del Clausura, Centro de Rehabilitación se metió en la gran final de la categoría “C”.

La Figura: Santiago Fernández (Centro de Rehabilitación). Como todos sus compañeros, el volante tuvo un mejor segundo tiempo, generando las mejores jugadas por su banda y siendo una complicación para la defensa. Hizo un tanto cabeceando muy bien, y asistió en el gol de la victoria.

LA MANO QUE LADRA 1 (4) – (3) 1 LA BANDA DEL CHAVO

Ladrando a la final

Por Victoria Martínez

Con varios equipos alegres por el paso a la siguiente instancia y otros no tan contentos, por la otra semifinal de la categoría “C” los elencos enfrentados fueron La Banda del Chavo y La Mano que Ladra. El partido fue tranquilo y parejo, tuvo momentos muy álgidos y momentos llanos, pero durante los 50’ reglamentarios los planteles no lograron superarse, y la tanda de penales debió definir el segundo representante de la final, siendo los de casaca azul quienes más puntería tuvieron para metense en la siguiente fase.

La pelota movió del círculo central, y sin muchas vueltas los equipos fueron a por la pelota. La primera chance clara estuvo en los pies de Gastón Belén, jugador de La Mano, que perfiló la pelota al arco pero para su lamento la redonda se estampó en el poste y le negó la apertura del marcador.

A pesar de esta primera insinuación, fue La Banda del Chavo quien supo lastimar primero. A los 6’ nomas los pibes armaron una jugada de memoria, Francisco Saltamacchia desbordó por la línea y echó el centro al área donde estaba su compañero Ignacio Alenis, que anticipó a todos y envió la pelota junto a la red, estableciendo el 1-0 inicial.

Posteriormente La Mano que Ladra respondió mediante un tiro libre de Agustín Mancedo, pero otra vez el palo le decía que no al equipo, porque la pelota esta vez pegó en el horizontal. El tiempo transcurría y no había demasiadas  jugadas de peligro, a pesar de que los equipos no se dedicaban justamente a mirar.

Recién en la última jugada de la primera parte volvimos a ver acción de la buena. El gol del empate se inició con un tiro libre, siendo “El Tonga” Belén el encargado de ejecutar la pelota parada al arco, el golero estuvo atento y tapo su remate dando rebote, pero el esférico le volvió a quedar al N°23 y esta vez no perdonó, porque con una buena rosca la mandó al palo y cantó el 1-1.

Desde el comienzo del complemento los chicos comandados por Diego Gaona hicieron mérito para pasar a ganar, sin embargo nada de lo que intentaron les funciono, en parte por las buenas respuestas del arquero Gastón Candido. Las mejores situaciones las tuvieron Fermín Ruiz y Agustín Mancedo, al primero el arquero le tapo volando una bocha y después erró dos goles claros, al segundo el guardameta supo parar su tiro con el pie.

Cuando parecía que La Mano que Ladra se comía al rival, ya que lo estaba arrinconando, una mano dentro del área de este equipo le dio esperanza a La Banda del Chavo. A los 21’ un penal a su favor es lo mejor que te puede pasar, sin embargo no es sinónimo de gol. Quien se puso al hombro la responsabilidad de patear fue Francisco Salalamacchia, pero el arquero Diego Collado con el pecho rechazó la pelota y evito lo que era el gol de la victoria, lógicamente con una situación tan al límite esta acción del golero fue celebrado como un gol.

Con el tiempo cumplido en un resultado 1-1, los penales se hicieron presentes. Los arqueros no estuvieron muy firmes, y la puntería de los jugadores fue lo que definió al nuevo finalista. En La Mano Que Ladra Gastón Belén la mandó afuera mientras todos sus compañeros convirtieron, y en La Banda del Chavo dos erraron, Ignacio Alanis y Matías Aguilera. Con un final de serie en 4-3 a favor de los azules, el equipo se convirtió en finalista de la categoría, festejando el triunfo casi como un título.

La Figura: Diego Collado (La Mano que Ladra). El defensor del arco no tuvo demasiado trabajo, pero se convirtió en destacado por una sola y fundamental respuesta: el penal que atajó. Esta acción fue clave en el triunfo de su equipo,  ya que evito el 2-1 rival para que los suyos lleguen a  la instancia de penales y logren sobrepasar al oponente.

 

EL TALADRO 2-3 BOCHAMAKERS

Sin sufrimiento no hay alegría

Por Victoria Martínez

Los partidos más esperados de la jornada de Talleres sin dudas eran las semis de la “B”, donde grandes elencos pretendían acceder al último partido dando todo. El primeros de los cruces fue entre Bochamakers y El Taladro, partido que lógicamente prometía por la trayectoria y la firmeza de ambos equipos, que supieron estar siempre en los primeros puestos y se metieron sin problemas en los Play-Off, donde superando a Intermitentes -con goleada- y a Segurola y Habana correspondientemente llegaron a la anteúltima instancia. El resultado muestra a las claras lo parejo del partido, y si bien el Bocha hizo más mérito que el rival y por momentos logro tener todo bajo control, el final se puso picante y terminaron pidiendo la hora.

El duelo comenzó dinámico, ambos equipos salieron a buscar la pelota y desde el arranque nos propusieron entretenimiento. Sin demasiadas jugadas previas que nos marquen la cancha, El Taladro con un golazo puso el primer grito sagrado del partido. El responsable de la alegría fue Maxi Leiva, que haciéndose cargo de un tiro libre desde mitad de cancha se animó a darle al arco con mucho fundamento: con una pegada bárbara la clavó al ángulo, luego de que la pelota suba y baje perfecta. Con 7’ los pibes de rayados daban el primer paso.

El cruce siguió parejo, y los dos equipos elaboraron buenas situaciones de gol, mostrándonos que cuando quieren jugar lo hacen muy bien. Por el lado de Bochamakers el palo le negó el gol en dos oportunidades, primero la pelota del “Cabe” Durruty se estampó en el poste, y posteriormente Carlos Gaudenzi reventó el travesaño.

A pesar de ir perdiendo Bochamakers siempre continuó buscando, y después de perderse varias situaciones netas de gol, a los 23’ el esfuerzo tuvo resultado. El gol comenzó en los pies del capitán Durruty, que metió un pase filtrado para el delantero Valerio, que recibió de espaldas al arco, giró en una baldosa y remató al arco, convirtiendo el 1-1 ya que el arquero Alejandro Ferreyra atinó a atajar pero la pelota se le escapó de las manos.

En el comienzo del complemento los de casaca bordó generaron las mejores y más claras situaciones tomando la iniciativa. El gol que le dio a este equipo el pase a la delantera tardo en llegar, pero en cuestión de minutos pasaron de empatar a tener un resultado muy tranquilizador.  A los 10’ otra conexión entre Valerio y Durruty dio resultado, el capitán se escapó por la franja izquierda y ciego tiró el centro, donde nuevamente el 9 desde abajo del arco reventó la red y marco el pase a la delantera por 2-1.

Pero esto no fue todo, porque a los poquitísimos minutos otra vez el Bocha avanzó y ganó. Como antes ya, el que inició la jugada fue Durruty, pero esta vez la pelota se ensució un poco con un reboleo de piernas interminable, pero Franco Núñez supo encontrarla y mandarla al arco (3-1).

Faltaban 10’ para el final y parecía que los dirigidos por Rivarola se aseguraban la final, pero lejos estaban de pasar tan tranquilamente. A los 18’ la acumulación de faltas le posibilitó a quienes ganaban estirar más la diferencia, el penal fue realizado por Carlos Gaudenzi, pero el volante no estuvo muy fino y mandó la pelota un metro ancha al palo, desperdiciando una excelente oportunidad. Con un resultado bueno parecía que el penal fallido no era problema, sin embargo el equipo se lamentaría fuerte este error.

En los últimos minutos El Taladro salió con todo buscando el descuento y la parda para ir a los penales, y el arquero Joaquín Barrientos tuvo momentos de mucha participación. A los 23’ las infracciones se juntaron en Bochamakers, y los verdiblancos fueron los beneficiados por el penal. El encargado fue Emanuel Soutric, y con un tiro perfecto al palo puso las cosas 3-2. Los últimos instantes fueron agónicos, el Bocha pasó de esta relajado a sufrir muchísimo con cada pelota que caía en su área, que no fueron pocas. A pesar del susto el juez dijo basta y los bordó se metieron en la final de la “B”.

La Figura: Gabriel “Cabe” Durruty (Bochamakers). El capitán y eferente es destacado constante en el equipo, y en una instancia tan importante no dejo su entrega para con el equipo. No solo hizo lo de siempre generando juego, sino que a su vez fue el asistidor de los tres goles de su equipo, mostrando a la legua la calidad del “10”.

 

FINOLI FINOLI 0-3 LA BANDA DEL PEPO

Tricota y a la final

Por Victoria Martínez

El último partido de la jornada dominical fue la segunda semifinal de la “B”, donde otros dos tradicionales conjuntos de la Copa hicieron su presentación buscando levantar al menos un trofeo el domingo próximo. Los protagonistas no son casuales, si bien ganaron los cuartos arrañando, a lo largo de todas las fechas supieron estar firmes y se sumaron a los cruces con categoría. A pesar del contundente resultado final, Finoli Finoli no hizo mal partido y tuvo sus oportunidades de convertir, pero sobre el final La Banda del Pepo metió un doblete y dejó sin canches al rival liquidando el duelo, y asegurándose estar presente en una nueva final.

El inicio tuvo como principal actor a La Banda del Pepo, que de a poquito comenzó a llevar peligro al arco rival, aunque sin demasiada furia al principio. Con remates de Nico Fernández y Franco Murrone los pibes de blanco estuvieron cerca, pero todos los intentos quedaron esfumados por la falta de puntería y la buena reacción de la última línea.

A pesar de estos intentos, el rival tampoco aflojaba, y también supo generar lo suyo. La más importante de este equipo fue de Emiliano Mur, que eludió bien al arquero pero se quedó sin nafta pera rematar al arco. Había ritmo y ganas, pero el verdadero peligro todavía no se aproximaba a ninguno de los arcos.

Recién finalizando la primera parte una pelota parada dio resultado. La jugada fue extraña, la bola partió por abajo desde el córner, y jugándola bien corta fue el capitán Nicolás Fernández el encargado de enviarla al arco, colocándola en el segundo palo. El entretiempo nos llegaba con el 1-0 a favor de La Banda del Pepo.

En el complemento Finoli salió mejor, mostrando que también quería ser parte de la final. A pesar de los intentos el arquero peposo estuvo siempre atento, y logro evitar siempre el gol en su arco, bloqueando los fuertes tiros de “Pete” Grondona y German Cuello.

A pesar de este momento La Banda del Pepo nunca perdió por completo la pelota, y también supieron proponer riesgo para obtener el doblete, sin embargo el travesaño, el arquero y su defensa, y las malas definiciones hicieron que el festejo se retrase.

Con tanto entusiasmo era una lástima que ninguna jugada termine en gol, hasta que por fin una buena maniobra de Nicolás Fernández logró ser demasiado para la última línea de Finoli, generando el desahogo del N°10 (2-0).

Iban transcurridos 21’ de la segunda parte y parecía que los de casaca blanca se llevaban el partido, sin embargo dos minutos después volvieron a convertir para no dejar dudas de quien era el merecido finalista. Esta vez el responsable de sumar para su equipo fue Martin López, que con un remate cruzado al palo puso las cosas en un abultado 3-0 cuando casi se apagaba el partido, liquidando el asunto.

La Figura: Nicolás Fernández (La Banda del Pepo). El capitán del equipo no hizo un partido brillante, si bien podría compartir el podio con otros de sus colegas, terminó de destacarse por convertir dos de los tres goles en su equipo, además de aportar como siempre la cuota de juego que le imprime a su equipo.

Comentarios

comentarios