Crónicas de la primer fecha

 

K-City 5-2 Los Sauces

Lo ganaron en el complemento

Victoria Martínez

En la mañana del día domingo, el Torneo de Verano de la Copa Cosa de Serranos dio inicio, y el Club Independiente volvió a ser el escenario de una atrapante jornada de fútbol.  El partido inaugural enfrentó a los conjuntos K-City y Los Sauces, los primeros lograron dar vuelta el resultado en la segunda parte, y marcando una buena diferencia de goles terminaron ganando cómodamente, llevándose los primeros tres puntos a casa.

La pelota comenzó a rodar en el césped, y el primero en generar peligro en el arco rival fue K-City con un tiro libre cerca del área que logró rechazar bien Julio César Poo, arquero de Los Sauces. Pero luego del primer aviso llegó el gol, Leonardo Sposato echó el centro al corazón del área para el solitario Daniel Suárez,  que controló la pelota y sin perder un segundo la mandó fuerte al centro de la red, dando así el primer grito sagrado del día.

Los muchachos de Los Sauces no se contentaron, y un minuto más tarde empataron el cotejo. La paridad llego luego de varios rebotes en el área, donde nadie podía hacerse de la pelota, hasta que por fin Ulises Colavita pudo enviarla detrás de la línea del arco y poner la cosa 1-1.

El partido era parejo y dinámico, ningún grupo lograba ser más que el otro pero ambos generaban muchas situaciones claras, a pesar de que ninguna lograba su cometido. Sin embargo, gracias a una pelota parada correctamente ejecutada, los de blanco pasaron a la delantera. El encargado de agarrar la bocha y acomodarla fue Gustavo Bignami, pero en vez de pegarle directo al arco como todos esperábamos, hizo un pase abierto a Colavita para que este pegue un bombazo y funda la pelota con la red, mientras que todos los rivales se quedaban mirando. Sin más situaciones que pongan en jaque el marcador, los equipos se fueron al descanso con el triunfo parcial de Los Sauces, la historia en el complemento sería muy diferente.

En el segundo tiempo los chicos del City entraron concentrados y con el empate entre ceja y ceja, y beneficiándose del error rival alcanzaron el ansiado 2-2. A los pocos minutos de juego, los capitaneados por Julio César convirtieron la séptima falta, y con ella regalaron un penal, dejando servida en bandeja la igualdad. Quien se puso al hombro semejante responsabilidad fue Mauro Gallegos, que con un remate potente al centro del arco aprovechó a la perfección la inmejorable oportunidad.

La igualdad lógicamente le sentó mejor a K-City, que controlaba la bocha y la hacía circular a su antojo llevando cada vez más peligro al arco contrario. Luego de varios intentos frustrados, quien se volvió a lucir fue Suárez, esta vez recibió la pelota, condujo haciéndose espacio, y sacó un repentino remate al arco poniendo la pelota pegada al palo, nada que hacer para el golero que no pudo evitar que les den vuelta el partido. El resultado favorable no conformaba a los hombres de verde, que un minuto después del tercer tanto alcanzaron el cuarteto; el protagonista del cuarto poroto fue Germán Contreras, que con un cabezazo certero estiró la diferencia.

Pero en el equipo ganador no todo era alegría, sino que también generaban faltas, por lo que Los Sauces rescató un importante penal para achicar el marcador, sin embargo el tiro de Colavita se fue un metro afuera, y el N°8 desperdició una excelente chance y se quedó con las ganas del triplete.

A pesar de pequeños sustos, el match era manejado por el City, que lejos de relajarse siguió hasta el final buscando la oportunidad de sumar. Por eso, faltando dos minutos para el cierre concretaron el quinto gol. El último del partido fue convertido otra vez por Contreras, que conectándose bien con Suárez recibió su asistencia desde la banda izquierda y mandó recta la pelota al ángulo inferior derecho. Sin tiempo para más, se culminó el lindo partido con una merecida victoria de K-City, que poniendo lo necesario saco el partido adelante para terminar festejando.

La figura: Daniel Suarez (K-City). El número 14 fue fundamental en el triunfo, se convirtió en el motor del equipo generando con sus dos goles la fuerza necesaria para cambiar el rumbo del encuentro.

 

1986 Deportes 7-4 Barrio “La Perla”

Los veteranos dieron espectáculo

Victoria Martínez

La primera fecha del torneo veraniego enfrentó en el segundo turno a dos equipos del senior, por un lado 1986 Deportes, y por otro Barrio “La Perla”, que hacia su debut en la Copa de Serranos. El partido fue atrapante y tuvo muchos goles, pero lo mejor estuvo al final, ya que en los últimos cinco minutos de juego se metieron nada menos que cinco tantos. Las defensas de ambos equipos estuvieron bastante vulnerables, pero el conjunto que más firme se mostró durante los 50’ fue 1986 Deportes, que jugando más tranquilo y casi sin desperdiciar situaciones arrancó el año con una victoria.

El juez dio el pitido inicial, y el partido tardo un poquito en mostrar goles, recién a los 13’ llegó la apertura del marcador. El gol devino de un tiro de Federico Fernández que bloqueó el arquero dando rebote, la pelota quedó boyando en el área y fue Omar Caro quien en el segundo intento no falló, y de puntin la puso pegada al palo derecho, marcando el primero de los doce goles del encuentro.

Después del tanto inicial los de rojo estaban mejor, mientras que el rival se manejaba con  pelotazos que no lograban lastimar con seriedad. Bien plantados en la cancha y con el control de la pelota, quienes ganaban llegaron al segundo punto. En esta oportunidad la defensa quedo mal parada en el contraataque y el arquero se encontró de repente sólo contra dos oponentes: Fernández condujo hasta el fondo y el golero le salió a achicar,  pero la pelota ya estaba en poder de Etcheverry, que frente al arco vacío lo único que tuvo que hacer fue tocarla para cantar el doblete.

En el segundo tiempo no hubo que esperar mucho para ver alegrías, pero esta vez los que gritaron fueron los de La Perla. En mitad de cancha Germán Sutil le metió un pase largo a Marcelo Domingo, que de primera le dio al arco para que la bocha finalice en el fondo de la red, poniendo el resultado más picante (2-1). Pero el festejo no les duro mucho, porque en la próxima jugada el rival convirtió el tercer tanto de tiro libre, el encargado de patearlo fue Fernández, que mandó la pelota rosando el piso y puso el primero de su autoría.

Pasaron los minutos y nuevamente los de Salituri se hicieron sentir, la jugada de gol comenzó con un córner realizado por abajo, donde luego de una serie de pases fue Maistruarena quien mandó la pelota por encima del arquero y gritó el cuarto. A pesar de la derrota los de La Perla no se daban por vencido, y con garra alcanzaron el descuento,  fue Gustavo Juárez quien recibió en la puerta del área y con suavidad envió la pelota a los tres palos poniéndola contra el poste, imposible para el portero que estaba tapado y no logro tirarse a tiempo (4-2).

Pero como se dijo, el partido se puso lindo al final, gracias a una seguidilla de goles. A los 20’  la gente de rojo convirtió la séptima falta, y de la mano de la pelota parada se ajustó el marcador; el encargado de patearlo fue Fabián Videla, que con un remate fuerte al palo izquierdo puso el resultado en un apasionante 4-3. Sin embargo la esperanza del empate se hizo añicos en la jugada siguiente, ya que el de casaca N°10 Fernández gambeteó en el área, pasó a dos defensores y tiró al arco, el portero le devolvió la pelota y en la segunda oportunidad la colocó en el palo más lejano sumándole un gol más a su equipo. El conjunto ganador no se conformaba, y luego del saque desde el punto central concretó el sexto tanto, otra vez de la mano de Etcheverry (6-3).

El partido se terminaba y casi no había tiempo, pero ambos conjuntos lograron en los últimos instantes hacer otro gol. El 6-4 lo puso Domingo, jugador de La Perla, que se hizo espacio entre dos rivales y remató tan fuerte que el portero no logro retenerla. El último festejo del encuentro fue de Maistruarena, que condujo la pelota por el centro, le amagó al rival y la colocó pegada al palo.  El partido culminó con tal intensidad, que si el árbitro no lo terminaba a tiempo, seguramente el resultado era más abultado.

La figura: Federico Fernández (1986 Deportes). Con la 10 en la espalda fue el jugador más movedizo de la cancha, no solo hizo dos goles y asistió a sus compañeros, sino que los hizo jugar siendo el creador de su juego.

 

La 35 5-4 El Embarca FC

Se relajaron y se les complicó

Victoria Martínez

Continuando con los partidos de la primera fecha del Torneo de Verano, en el tercer partido volvieron a cruzarse dos equipos veteranos, La 35 y El Embarca F.C. El partido parecía manejado casi sin problemas por La 35, pero los señores de la banda lograron transformar un 5-1 en 5-4, y el final fue a pura emoción.

Con un calorcito que se hacía sentir en la cancha, en los minutos iniciales ambos equipos lucharon por la pelota y probaron suerte frente al arco, sin que los guardametas sufran demasiado. Hasta que por fin se logró romper el cero, siendo El Embarca el primero en pegar fuerte por medio de Alejandro Sayago. El jugador encaró por el centro de la cancha sin que lo frenen, se perfilo al arco y sacó un remate que terminó con la pelota hundida en el fondo de la red.

Sin esperar demasiado los rivales respondieron, Gastón Eloisa realizó un tiro de esquina buscando el pie de algún compañero encontrando a Guille Zabaleta, que de taco mandó el esférico bajo los tres palos, un lujito para empardar el match. Dos minutos más tarde quien antes asistió tuvo su gol, y Eloisa no se vino con chiquitas, desde ¾  de cancha metió un sablazo al arco y clavó la bocha al lado del palo derecho, un lindo gol para pasar a la delantera.

Antes del cierre de la primera parte, nuevamente apareció Eloisa y puso el 3-1. El N°15 llevó la pelota hasta casi la línea de fondo sin que logren frenarlo, y con toda la tranquilad la cruzó al palo izquierdo.  El entretiempo llegaba con un buen resultado para La 35, sin embargo el segundo capítulo no sería tan relajante.

El complemento empezó bien para los de verde, que gracias al jugador Arana lograron rápido el cuarto gol, con la 10 en la espalda entró al área y se fue fabricando el espacio para patear al arco, y cuando encontró el hueco no hubo quien frene su tiro. Pasaron los minutos y otra vez el grito de alegría fue para La 35, luego de varios rebotes dentro del área la pelota fue rechazada por un defensor, y fue Zabaleta quien la buscó y la mandó definitivamente al fondo de la red.

El partido estaba 5-1, los ganadores creyeron que estaba cerrado y aflojaron el ritmo, pero de apoco el resultado empezó a cambiar, porque los que no se relajaron fueron los del Embarca. La pelota parada siempre es una excelente opción para poder llegar al gol, y Martín Masan no desperdició esta posibilidad, ya que ejecutó el tiro libre directo al arco enviando la bola por debajo de la barrera, el golero entendió tarde la acción y no pudo evitar el 5-2.

El Embarca no desistía, y minutos después los gritos que se escucharon fueron de sus jugadores. Ronal Talú metió un pase profundo al área, y fue Gastón Sayago quien la bajo bien y rápidamente mandó una bomba al arco. Pero faltando muy poco para el final del encuentro, Mariano Maldonado le permitió a su equipo soñar con el empate, ya que recibió sin marca y por arriba del arquero clavó la bocha en el techo de la red. Ahora la diferencia era mínima, y quienes perdían fueron a por la igualdad, sin embargo el tiempo era muy corto y no alcanzó para nada más. El partido terminó siendo sumamente atrapante, y los últimos minutos fue un caos total, con gritos y nervios por ambos bandos.

La figura: Gastón Eloisa (La 35). Tuvo un primer tiempo brillante, estuvo prendido en todas las situaciones de gol, le permitió jugar a sus compañeros y convirtió dos goles.

 

Tamo Activo 7- 5 Panadería “La Nueva Era”

Puedo decir partidazo sin exagerar

Victoria Martínez

El sol brillaba fuerte en el Club Independiente, y a las 13hs. llegó el turno de que se midan Tamo Activo y Panadería “La Nueva Era”. Como en los anteriores partidos, el mayor entretenimiento también estuvo al final, donde ´La Pana´ remontó un resultado desfavorable y el triunfo estaba para cualquiera de los dos, siendo todo pura emoción hasta que el árbitro dijo basta.

La pelota comenzó  a rodar, y antes de que nos metamos de lleno en el juego los muchachos de Tamo Activo daban el primer paso. La defensa entró dormida y desorganizada, y a Felipe Soto no le costó encarar por el centro de la cancha y rematar al arco sin que nadie lo frene. La Panadería no se conformó con el marcador y fue a buscar el empate, el cual llego de la mano de Damián Ríos, quien recibió el pase entre líneas de Juan Brogno y como le quedo le dio al arco para gritar con todas sus fuerzas la paridad.

Pero la defensa panadera seguía vulnerable, y la ventaja para los capitaneados por Najurieta no demoro en llegar. Juan Cruz Altube remató al arco, el portero bloqueó el tiro dando rebote, y fue nuevamente Soto quien estuvo atento y terminó de mandar la redonda al lugar que le corresponde. Minutos más tarde Matías Langhi, jugador de Tamo Activo, convirtió su gol llevando  el conteo a 3-1, tomó la pelota después de un lateral, hizo la pausa, y la mandó al arco poniéndola entre el palo izquierdo y el arquero.

Antes del final de la primera parte, habría tiempo para ver más goles en ambos equipos. El autor del 4-1 fue Maxi Muñoz, que desde fuera del área recibió de espalda al arco, giró y disparó a los tres palos para que la bocha termine en el fondo de la red. Quien dio la nota con un golazo fue Joaquín Molina, que desde lejos tomó la pelota y le dio con rosca al arco colgándola del ángulo izquierdo, excelente lo de este pibe que puso el 4-2 para su equipo, La Panadería.

Luego de un entretiempo muy discutido por los chicos de Tamo Activo, comenzó el segundo capítulo. Los vestidos de amarillo a pesar de sufrir abajo, tienen muy buenos volantes y delanteros, que cuando se articulaban hacían temblar al rival.  Gracias al juego asociado llegaron al descuento, Ríos le dio un pase perfecto para Brogno, y él sin dudar le pego al arco y puso la pelota al lado del poste, marcando un picante 4-3. Pero cuando parecía que llegaba el empate, el N°10 con casaca del PSG hizo su entrada a la lista de goleadores: se adueñó de la pelota, encaró al arco y en la línea del área se perfiló y le dio con efecto para poner el 5-3, dándole así un poco de respiro a su equipo.

Los panaderos sabían que podían dar más, y el del “Diego” en la espalda volvió a sumar para los suyos, el 5-4 vino por abajo desde el córner y fue el intratable Damián Ríos quien acaricio la pelota y la direcciono hacia los tres palos. El partido era de ida y vuelta, el resultado estaba muy ajustado y ambos equipos se desesperaban por anotar a toda costa. Pasaron varios minutos donde ningún  conjunto logró pasar la vaya rival, hasta que otra vez el buen 10 de La Panadería se destacó y alcanzo el hat-trick. Recibió la bocha del lateral, se dio vuelta y le dio al arco para dar un gran grito de desahogo, ahora la cosa estaba 5-5, y el partido era para alquilar balcones.

A pesar de la remontada amarilla, los discípulos de Brian Sarmiento no querían dejar puntos en el camino y seguían buscando el gol. Para su alegría, quien lo encontró fue Santiago Jalil, que recibió un pase profundo de Ezequiel Fernández y puso la pelota al lado del palo izquierdo. Pero la felicidad de los muchachos no fue eterna, o si, porque para meter más pimienta al partido llegaron a la séptima falta, y los contrincantes rescataron un milagroso penal que les brindaría la posibilidad de volver a empardar el resultado. Sin embargo, para disgusto de unos y festejos de otros, el disparo desde el punto de penal realizado por Damián Ríos se estampó contra el poste derecho, y el jugador se quedó con toda la bronca de no poder festejar.

Faltando un minuto para terminar el encuentro, la acumulación de faltas volvió a jugar un papel importante, salvo que esta vez el beneficiario fue Tamo Activo. Dicen que los goles que no se hacen en un arco se hacen en el otro, y el encargado de patear, Juan Cruz Altube, no falló y cerró el marcador en 7-5, dándole la tranquilidad y los tres puntos a su equipo.

La figura: Damián Ríos (Panadería “La Nueva Era”). El goleador del ultimo clausura juega muy bien, se destacó entre sus compañeros y sus rivales; no solo metió un triplete importantísimo, sino que fue el creador del juego de su equipo y volvió loca a la defensa oponente. Lamentablemente para él, no pudo gritar el gol de penal, pero ese error no oscurece el buen partido que hizo

 

Pura Sangre 5-2 El Rejunte

La pureza pudo contra el rejunte

Victoria Martínez

Pasadas las 14hs., se cruzaron en el verde césped los equipos Pura Sangre y El Rejunte. El encuentro por momentos fue parejo, sobre todo en la primera parte, pero en otros tramos el conjunto violeta mostró superioridad al manejar la pelota, y ganando la mitad de chanca logró sobrepasar al rival.

El réferi dio orden de juego, y sin hacerse desear Pura Sangre cantó el primer gol. Luego de un pase profundo, Juan Martínez saltó en el área para cabecear la pelota y enviarla por primera vez a lo profundo de la red. La alegría inicial no duro mucho, porque tres minutos después la gente de El Rejunte emparejaba el tablero. De tiro libre al borde del área, Nicolás Ciacchino le pegó con rosca a la pelota y terminó embocándola en el ángulo izquierdo, lindo golcito metió el 2 que sacó sonrisas a todos los espectadores.

Ambos equipos desperdiciaron algunas chances netas de gol, pero entre las malas definiciones y la firmeza de los guardametas, recién hubo festejo a los 20’. Esta vez, el autor del gol fue Iván Denaro, jugador de Pura Sangre, quien recibió un pase en el centro de la cancha y cegado se fue abriéndose camino para patear, cuando encontró el lugarcito, remató fuerte para que la pelota pegue en la cara interna del palo y se termine metiendo en la red. Sin muchas más acciones que pongan en vilo a los arqueros, comenzó el entretiempo.

Al igual que la primera mitad, el complemento no tardo en mostrar goles.  En este momento, llegó el turno de que Luis Misson haga su gol y lleve a dos la diferencia, desde fuera del área le dio con potencia al arco y la pelota entró rozando el palo, buen gol sumó el grupo capitaneado por Pablo Denaro. Pero parcia que se repetía el primer tiempo, porque al instante los de bordo respondieron con un gol. Matías Falivene robó la pelota por la banda derecha, y ante la sorpresa de todos envió la pelota con tranquilidad al arco, ya que el portero estaba distraído y tardó en reaccionar.

Hacia la mitad de los segundos 25, los muchachos de Pura Sangre decidieron definir el partido. El 4-2 llego de contra, siendo otra vez Martínez quien quedó frente al arco, debiendo pegar al arco dos veces para concretar el gol, ya que el arquero Sosa tapó la pelota en la primera oportunidad. Los jugadores de El Rejunte debían recurrir a las infracciones para evitar más goles, y eso llevo a que se les acumulen las siete faltas, el rival no perdonó y le saco el máximo provecho a la pelota parada. El encargado de patear desde el punto más cercano del arco fue Néstor García, que con un tiro fuerte al corazón del arco aseguro el quinto para su equipo y puso fin a los gritos de gol.

La figura: Juan Martínez (Pura Sangre). El centrodelantero concreto dos goles, además, en conjunto con Cortopassi y Denaro fue el responsable de hacer jugar a su equipo y rondar constantemente el peligro en el arco opuesto.

 

La V corta 5-3 Carnes Ayacucho

Cuando aparece el goleador, el triunfo es irreversible.

Victoria Martínez

Entrada la tarde, por la primera fecha del Torneo de Verano, se vieron las caras La V corta y Carnes Ayacucho. Los carniceros comenzaron ganando, pero en el segundo tiempo los muchachos de La V dejaron de perderse goles, y con un 9 de lo más enchufado, dieron vuelta el resultado.

Arrancó el partido, la redonda comenzó a moverse en el rectángulo, y el primer conjunto en lastimar fue Carnes. Luego de un pase aéreo, Cristian Goicochea pegó a pierna cruzada y metió la pelota pegada al poste izquierdo, imposible para el arquero que tardó en activar. A pesar de ir perdiendo, La V rondaba frecuentemente el arco rival, pero los remates de Sayar, Ramon y Barruita no lograban llegar a destino, esto sumado a la buena actuación del arquero Juan Manuel Colantuono.

La insistencia trajo sus frutos, porque minutos después, Joaquín Erreguerena puso la igualdad. Luego de un tiro de esquina la pelota quedo boyando en el área, donde se armó semejante  revoleo que no se sabía ni que pasaba, hasta que al fin el jugador de La V corta se hizo de la bola y la mandó a guardar.

El partido era parejo, pero seguían siendo los de rojo los que más insistentemente exigían al rival frente al arco, ya que cuando los volantes se articulaban con los de arriba, parecía que el gol estaba al caer. Sin embargo, el primer tiempo se nos fue dejándonos con las ganas de ver algún tanto más.

En el complemento rápidamente hubo acción, porque en la primera jugada Martiniano Milloc sacó un repentino empate que sorprendió a todos, y antes del minuto de juego Carnes pasaban a ganar el encuentro. Pero estos muchachos, además de hacer goles hacían faltas, y a causa de convertir la séptima le regalaron el empate al rival. El encargado de patear fue Nicolás Barrutia, que con un tiro a la izquierda le aseguro la parda a su equipo.

Pero a partir de este momento, comenzó la repuntada de La V corta, y dos minutos más tarde otra vez apareció el 9 para robar gritos de alegría a sus compañeros. Joaquín Sayar echó el centro desde el carril izquierdo directo a Barrutia, que en el corazón del área le pego de primera para que el arquero ni la vea pasar.  La V merecidamente daba vuelta el partido, pero aún tenía más goles en el tintero.

Minutos después, llegó un golazo de Sayar. La jugada fue de tiro libre al borde del área, el jugador le dio a la pelota con una rosca hermosa y se terminó clavando en el ángulo izquierdo, un gol espectacular que sacó elogios hasta de rivales. Con tiempo de sobra para ver más goles, Barrutia fue a por el triplete, y lo alcanzó luego de que un compañero robe la pelota y lo asita para que este sin demorarse le rompa el arco al guardameta. El marcador mostraba el 5-2 y el partido ya estaba definido, pero antes de que el juez pite el final, la gente de la V convirtió la séptima infracción, y fue Millac quien descontó para los suyos y cerró el 5-3.

La figura: Nicolás Barrutia (La V corta). El 9 probó muchísimo frente al arco, se perdió un par claras pero recompensó nada menos que con un hat-trick, sumamente importante la actuación de este muchacho para obtener la victoria.

 

Los Picapiedras 7-3 Las Tres Plumas

Picaron más de tres plumas…

Victoria Martínez

El siguiente partido que pudimos disfrutar, fue el debut de los equipos Los Picapiedras y Las Tres Plumas. El encuentro terminó en una goleada por parte de Los Picapiedras sobre el rival, que entró dormido y pagó caro los primeros errores, mientras que los contrincantes aprovecharon bien  todas sus situaciones.

Comenzó el cotejo y antes de que nos pudiéramos poner cómodos ya teníamos el primer grito de felicidad. Los jugadores de Los Picapiedras avanzaron hacia el arco con la posesión del balón, y fue Alberto Arguello quien, sin reacción de la defensa, mandó el esférico a lo profundo de la red. Pero al instante vino el segundo, otra vez la certeza de los pases hizo que se llegue rápido al arco, y nuevamente Arguello  fue el protagonista metiéndose al arco con pelota y todo. La gente de Las Tres Plumas estaba inmovilizada, y la defensa no lograba organizarse, por eso al rival no le costó marcar rapidito el triplete, esta vez de la mano de Diego Fernández.

Iban solo seis minutos de juego y el marcador ya mostraba un 3-0, pero después de esta seguidilla de goles que dejo en shock a Las Plumas, el equipo entro en juego, se plantó mejor y pudo reaccionar. Mejor parados, lograron ellos también lastimar al rival, siendo Julio Varela quien recibió desde el lateral, hizo la pausa y clavó la bocha al lado del palo derecho (3-1). Pero quienes ganaban no se quedaron, y el cuarto poroto se obtuvo mediante una linda acción de Ramiro Acosta, que con un toque mandó la pelota por encima del arquero, quien se percató tarde del movimiento y con su volada no pudo tapar el tiro.

Pero aún había muchos goles por ver, y fueron los de blanco los que otra vez se conectaron para que la pelota termine atravesando el arco. Jonathan Aguirre recibió un pase profundo cerca del área, y ante una defensa desatenta envió la bocha directo a la red. El partido estaba más parejo, pero la cosa no termino así, porque en una de las últimas jugadas de la primera parte Mario Ramón puso el 5-2 para su equipo, Los Picapiedras; recibió la bola por la izquierda, y con un tiro suave la mando bajo los tres palos, ya que el portero salió mal y no logro adueñarse de la jugada.

El complemento comenzó con una buena chance para las Tres Plumas, porque a los 5’ el contrincante cometió la falta número 7, y le posibilitó achicar el marcador. Sin embargo, Carlos Álvarez le dio mal a la bocha y su disparo se fue muy por arriba del travesaño. Pero su equipo tendría revancha, porque al poco tiempo el deseado tercer poroto llegó, Alan Casaux asistió a un solitario Varela, que con tranquilidad la cruzó al palo opuesto y ajustó el resultado.

Pasaron los minutos, y fue Los Picapiedras quien supo concretar las mejores situaciones para cerrar el partido. El 6-3 llegó desde el córner, y fue otra vez Acosta quien mandó la pelota a la red, esta vez con un cabezazo perfecto. El séptimo y último tanto vino por el centro de la cancha, siendo Arguello quien se fabricó el espacio y remató sin piedad poniendo la pelota junto al poste izquierdo y alcanzó el triplete.

La figura: Alberto Arguello (Los Picapiedras). Fue importante en todas las jugadas del partido, insistió frente al arco y clavó un hat-trick.

 

Miller F.C 3-1 El Embarcadero F.C

El Primer batacazo del año

Victoria Martínez

El último partido de esta hermosa jornada lo disputaron Miller y El Embarcadero. No fue el mejor comienzo para el último campeón, que sin desplegar un lindo fútbol fue superado fácilmente por un Miller mucho más ordenado, prolijo y eficaz.

El juez dio el pitido inicial, y de apoco los equipos empezaron a hacer circular el balón. En los primeros instantes el partido era parejo, y la cancha no tenía un dominador claro. El primero en generar peligro fue Miller por medio de Fabián Rodríguez, que por la banda izquierda encaró, hizo la pausa y remató cruzado al arco para que la bocha pase rosando el poste y se termine perdiendo por el fondo. Los conducidos por Curuchet respondieron, y fue Paulo Aguirre el encargado de probar frente al arco, pero su flojo remate pudo ser contenido por el arquero Agustín Tormo.

Promediando el primer tiempo, llegó el ansiado gol que rompió el cero. El tanto estuvo en los pies de Gastón Olavarrieta, que por el carril zurdo recibió la bocha, amagó el pase y disparó fuerte al arco para meter el esférico entre el poste y el golero. Con la victoria se vio un Miller seguro en todas las líneas, mientras que los jugadores del Embarcadero no lograban articulase y su juego era más pelotazos que otra cosa.

El segundo capítulo, a diferencia del primero, no tardo en mostrar alegrías. Rápidamente los de blanco rescataron un buen tiro libre en el límite del área, y fue Matías Varela el que se hizo cargo  mandando la bola pegada al piso,  para que esta termine al lado del palo derecho, transformando  la pelota parada en el segundo de su equipo, Miller F.C. Pero los campeones sabían que podían dar más, y fue Juan Pablo Etcheverry el responsable de darle vida a su equipo. El 9 interceptó un pase, y sin dudar disparó al arco para que la bocha entre con furia bajo los tres palos.

Ahora el panorama estaba 2-1, y la mínima diferencia hacia que cualquier cosa pueda pasar. Sin embargo, hubo que esperar hasta los últimos minutos para ver verdadera acción, ya que los diferentes intentos generados por ambos equipos no progresaron. Faltando menos de 3´para el final, los cerveceros decidieron asegurar el triunfo, y fue Rodríguez quien recibió el pase aéreo abajo del arco, y con un toque colocó la pelota detrás de la línea de gol.

En casi la última jugada del partido, los vestidos de violeta cometieron la séptima falta, y con ella los contrincantes tuvieron la gran chance de estirar la diferencia, pero quien se lució fue el arquero del Embarcadero, que con una volada bárbara logró rechazar el tiro y le negó el segundo a Olavarrieta.

La figura: Gastón Olavarrieta (Miller F.C). A pesar del penal fallido, fue clave en el manejo de la pelota conduciendo a su equipo en casi todas las jugadas, además abrió el marcador y dio el primer

Comentarios

comentarios